Viendo una revista de TV Cable me llamo gratamente la atención que una de sus paginas las dediquen a culturizar un poco sobre las diferentes opciones de Software que tiene actualmente el mercado e internet.

En dicha noticia ensalzan la gratuidad de los programas como una de las virtudes del software Libre frente a versiones comerciales de, por ejemplo,  Windows, Microsoft Office y un Antivirus. El problema es que esa no es una virtud, si no mas bien, una cualidad que nada tiene que ver con el termino “Libre”.

Recuerdo que hace unos años, Ubuntu cambio en sus discos la traducción al español de “Open” por “Libre” directamente y no “Gratuito” como venían haciendo hace algún tiempo ya que, pese a que el Software si puede utilizarse sin pagar licencias, no es en absoluto gratuito.

El termino Libre se acuña de la cualidad de que el código fuente en la mayoría de los proyectos OpenSource es de libre distribución, es decir, se puede descargar el código, modificarlo y redistribuir esta aplicación en una versión personalizada pero que no debe dejar de ser OpenSource (no podemos adueñarnos del código como si lo hubiésemos escrito nosotros).

Una aplicación gratuita es eso; software que podemos bajar, usar y promocionar, pero su código fuente seguirá siendo de un privado que gentilmente no cobra por el ejecutable resultante de ese compilado.

Pese a que las aplicaciones Libres y Gratuitas a un usuario final le ofrecerán una liberación de costos de licencia, no debemos mezclar ambos conceptos, ya que todos creen que Linux es gratuito por ejemplo, pero desconocen en muchos casos que existen versiones empresariales del sistema del pingüino por el que si se cobra y muy caro.

Misma historia con las bases de datos MySQL, que cuentan con una versión para empresas con costos anuales y soporte; sin contar que Oracle ahora es dueña de dicho proyecto por lo que no seria de extrañar que MySQL pase a la historia.

Finalmente, el Software Comercial tiene sendas bondades respecto al Software Gratuito (donde por lo general, lo usas bajo tu propio riesgo) y bastante sobre el Software Libre (donde el soporte es mas que nada vía internet y comunidades; las mejores en ingles).

Aun con buenas alternativas como OpenOffice en remplazo de Office, la superioridad de este ultimo es evidente, aun para los mas acérrimos defensores de la Libertad de código, ya que como software satisface muy bien las necesidades del usuario final, tiene buen soporte y es un software muy estable, y aunque OpenOffice ha avanzado mucho, y es una excelente alternativa, a la fecha, compararlo con Microsoft Office es simplemente devastador.

Que sea gratuito no quiere decir que sea bueno, que sea comercial no quiere decir que sea bueno, pero que sea libre implica que si no es bueno, puedes mejorarlo y ayudar a que el software mejore.