Después de una tarde de trabajo o estudios, llegar a nuestra morada, prender el PC esperando iniciar unas apacibles horas oyendo música o chateando y descubrir que la maquina infame no quiere partir arrojándonos una BSOD no es muy grato. Mucho menos si en ese PC hay archivos que definen nuestra vida y para rematar, no contamos con otro PC donde conectar el disco duro y rescatarlos.

La solución “técnica” seria “formatearlo e instalarle el ultimo Windows”. Hasta ahí no hay problema; el drama es que pasa con los archivos que no queremos borrar y que inevitablemente serán pasados a llevar por el formateo (o la reinstalación de Windows encima).

Las posibles soluciones son:

  1. Formatear y esperar a que algún programa de recuperación de archivos haga lo suyo. Por experiencia propia, nunca lo hacen,  al menos, no completamente.
  2. Usar una distribución de Linux Live CD como Ubuntu o algún disco de Herramientas como Hiren’s Boot CD. Todo bien si somos usuarios que tengan conocimiento, pero momento… el PC no cuenta con unidad de CD/DVD y Linux solo nos recuerda a Benjamín Linus de Lost.
  3. Con los métodos anteriores, nos ponemos a grabar DVDs con toda nuestra información… momento, ¿130 GB?, entonces un disco duro externo… mmm, no tenemos.
  4. Llorar.

Si no queremos o no nos sirve ninguna de las soluciones anteriores, existe un método un poco laborioso pero que da excelentes resultados y siempre tendremos control absoluto sobre que mantener o que eliminar, además, solo necesitamos un disco (o pendrive) de Windows 7.

¿Por que formatear?

Popularmente se cree que formatear es la eterna solución a todos los males, pero no es así.

La única utilidad que le dan los sabihondos de informática al formateo es una “reinstalación limpia”, es decir, borrar todo y para eso no es necesario formatear.

Formatear es “darle formato” a una partición de un disco duro, es definir como se almacenara la información y su utilidad esta muy por sobre una mera limpieza. Asumiendo que el 99% usa Windows XP o superior ya están usando el formato NTFS y por lo tanto, no hace falta reformatear el disco, solo debemos borrar lo que impide que el sistema inicie correctamente.

Manos a la obra

Que necesitaremos:

  • Un Disco o Pendrive de Windows Vista o Windows 7. Versiones anteriores no sirven ya que estos últimos usan algo llamado Junction que son directorios virtuales que existen solo en memoria y que Windows XP no puede manejar por consola.
  • Paciencia, especialmente si la consola no es lo nuestro.

image

Bien, iniciamos el PC con el DVD o Pendrive de Windows 7 conectado, esperamos a que inicie el instalador, presionamos cualquier tecla para que se inicie formalmente y esperamos hasta que se nos da la bienvenida.

Hecho esto seleccionamos el idioma, tipo de teclado y región (Español Internacional tiene el @ en la tecla 2, en español Latinoamérica lo tiene en la Q, etc.…) y presionamos aceptar.

Se nos ofrecerá “Instalar Ahora”, pero abajo nos ofrece “Herramientas de recuperación”, ingresamos allí.

image

Comenzara un breve escaneo en busca de versiones anteriores de Windows. Encuentre o no, no nos interesa, cuando termine, seleccionamos que deseamos utilizar herramientas (primera opción) y que no queremos que busque posibles soluciones.

Imagen del menú Opciones de recuperación del sistema

Ventana de Opciones de Recuperación de Windows

Una vez que nos muestre esta ventana, seleccionamos “Símbolo de Sistema”.

En la consola que se abre, nos ubicara en la ubicación virtual X:, debemos escribir C: para que nos situemos en el disco duro principal (donde se supone instalaremos Windows nuevamente). Allí escribimos dir y presionamos enter para ver que archivos esperan nuestro juicio de eliminación.

Usando la Consola

Bien, aquí empieza la magia; comandos que se utilizaran:

rd /S /Q <nombre de la carpeta>

Elimina directorios completos, Remove Directory. Utilizamos /S para que no pregunte nada y /Q para que elimine toda la carpeta y sus contenidos. Por ejemplo, si estamos en C: y queremos borrar la carpeta Windows (algo necesario), escribimos:

rd /S /Q Windows

Si la carpeta es “Archivos de Programa”, los espacios no nos permitirán escribirla normalmente, por lo que escribimos el nombre de la carpeta entre comillas.

rd /S /Q “Archivos de Programa

dir A:HS

Lista los archivos que existen una carpeta. Utilizamos el atributo A:HS para que muestre todos los archivos ocultos (H de Hidden) y de Sistema (System). No es estrictamente necesario eliminar los archivos no visibles, ya que por lo general, no influyen directamente en el sistema y son remplazados al reinstalar Windows, pero si queremos una instalación mas limpia, no esta de mas eliminarlos.

del <nombre del archivo>

Borra un archivo puntual. Sigue las mimas reglas de nombres para eliminación, es decir, si el nombre tiene espacio, va entre comillas.

ren <nombre original> <nombre nuevo>

Comando importante, renombre de archivos y carpetas. si tenemos el archivo uno.txt y queremos llamarlo dos.txt se utiliza de la siguiente forma:

ren uno.txt dos.txt

También funciona para carpetas.

attrib -S-H <nombre de archivo>

Algo complejo, es el manejador de atributos de los archivos, como pueden ser ocultos o del sistema. Se utiliza un – para quitarle atributos a un archivo o carpeta y + para agregarlo.

cd y cd..

Change directory. Permite moverse entre carpetas. cd <nombre de carpeta> permite ingresar a un directorio y cd.. salir al directorio inmediatamente superior al actual.

Procedimiento puntual

Por lo general, Windows aloja todos los documentos y archivos (incluido el e
Escritorio y Mis Documentos) en una carpeta llamada Document And Settings o Users, dicha carpeta esta en C:, por lo tanto, esa es LA carpeta que debemos salvar. Además, si alguna aplicación guarda archivos en otras carpetas, como por ejemplo Apache y su directorio de localhost, o la carpeta de los motores de bases de datos, deben ser salvadas individualmente.

Por lo tanto, vamos eliminando una a una las carpetas y los archivos que dir nos liste, y para la carpeta Users o Document and Settings la renombramos como “Archivos Antiguos”, y lo mismo con otra carpeta que deseemos revisar con interfaz grafica una vez que el pc se haya restaurado.

Una vez que borramos Windows y sus carpetas secuaces y solo nos quedamos con las carpetas que sabemos tienen nuestros archivos y les hemos cambiado el nombre, cerramos la ventana de consola, cerramos la ventana de opciones de recuperación y comenzamos la instalación de Windows sin modificar el Sistema de Archivos.

Para que quede claro, lo ideal es contar con la carpeta Users con otro nombre, la carpeta X (donde tengamos nuestros archivos no borrables) y nada mas en el disco duro cuando hagamos dir A:HS.

Conclusión

Por experiencia, este método, pese a ser muy trabajoso (ya que existen a veces infinidad de carpetas y con nombre muy poco sutiles en el disco duro), es el mejor, ya que se tiene un control absoluto sobre que archivos se mantendrán y que archivos no, además que evita gastar DVDs o tiempo respaldando información que se volcara al mismo lugar que donde estaba originalmente.

Es importante mencionar que este método solo guarda archivos, no respalda configuraciones ni personalizaciones de ningún tipo, mucho menos programas instalados.

4 thoughts on “Formatear sin respaldar y sin perder nuestros archivos

  1. Perfecto, es la mejor solución que he visto, a lo largo de infinidad de páginas wed, aunque yo añadiría y para que fuera menos complicado, usar el windows del hirens, para borrar y cambiar de nombres a los archivos y carpetas.

  2. Eh buscado y buscado en paginas y esta es la mejor explicacion que e encontrado muy bueno… lo voy a intentar ojala me salga bien Gracias por todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *