BlackBerry Bold 9900

Es cierto, la empresa de los otrora reyes del mundo móvil inteligente, RIM y su producto estrella, el BlackBerry no esta pasando sus mejores momentos, ya sea por la considerable baja en sus acciones, en su market-share o por su pospuesto BlackBerry OS 10.

La Caída del Buque

Los BlackBerry fueron los primeros teléfonos inteligentes como los conocemos hoy en día, antes del iPhone, antes de Android, antes de Windows Phone. Previo a los BlackBerry el envió de correos a móviles no existía, y mucho menos se consideraba un teléfono con teclado QWERTY completo. Además, las aplicaciones se tenían que programar en Java Mobile (JME, Java Mobile Edition), en esas aplicaciones que todos alguna vez instalamos en nuestros feature phones de hace menos de 10 años.

¿Que ocurrió entonces?, Apple saco su iPhone, un teléfono con una interfaz grafica muy cuidada, políticas serias de restricción a los usuarios y por sobretodo, un SDK que marco un antes y un después en lo que respecta al desarrollo en móviles. Eso, sin contar que el teléfono en si era suficientemente hábil en mover todos sus recursos en pantalla, no colgarse en procesos mostrando barritas de carga o el terrible reloj de arena de los BlackBerry, y además, contaba con un navegador HTML5 que mostraba las paginas web tal como uno las veía en el computador.

¿Que ofrecía BlackBerry?, una interfaz netamente funcional. Los correos electrónicos eran (y siguen) siendo su fuerte, además de sus notificaciones push. El navegador, un desastre, la administración de memoria arcaica, características técnicas penosas y cuando el consumidor comenzó a mirar el nuevo producto estrella de Apple, la paranoia hizo que RIM sacara rápidamente competidores poco serios, como el nefasto BlackBerry Storm, un teléfono completamente táctil, pero lento y con un sistema de presión tan extraño que no se considero para otros teléfonos. Paradójicamente, esta característica llamada SurePress obtuvo bastantes loas de parte del medio cuando fue presentado.

Con los años, Apple siguió sorprendiendo con su iPhone, mejorando lo que parecía inmejorable, mientras BlackBerry seguía sin éxito intentando sobrellevar el fracaso de sus equipos. Sin duda la competencia le hizo mejorar, pero de una forma tan difusa, que no pudo mostrar todos sus éxitos de una sola vez. La línea de las BlackBerry Bold siempre se mantuvo en constante preferencia por los ejecutivos y consumidores dedicados a la mensajería, y no a los conceptos multimedia en donde iPhone brillaba; pero considerando el alto valor de un BlackBerry y del pago de sus servicios exclusivos (BIS por ejemplo), hacían ridícula la elección de un terminal que quedaba siempre bajo la sombra de los iPhones. El BlackBerry Torch, de pantalla completa táctil con un teclado QWERTY deslizable, sacaba a la luz un nuevo BlackBerry OS, el BB6, que es un paso gigante respecto al BB5, pero desgraciadamente llego un par de años tarde y con una fluidez de interfaz grafica, realmente lamentable. Eso, sin mencionar su manejo de memoria.

Finalmente, y ya en 2011, BlackBerry saca equipos que realmente pueden competir contra el iPhone y con Android, que cada vez canibalizaba mas y mas el mercado de todas las compañías móviles por su adaptabilidad a móviles de prácticamente cualquier hardware medianamente decente. Los BlackBerry Torch 9860, Bold 9900 y Torch 9810 son rápidos, con una interfaz grafica no vista en un BlackBerry, una API cuidada y actualizada y un navegador inconfundiblemente mas rápido que los vistos con anterioridad.

Pero ya era tarde. Estos teléfonos debieron salir por lo menos, unos 3 años atrás para realmente mantenerse como lideres del mercado. Esta crisis de poco liderazgo le costó el puesto a los creadores de RIM, el despido masivo de empleados, una perdida de mercado estrepitosa, perdidas millonarias de dólares, una hecatombe se cierne sobre RIM.

Pero con el cambio de CEO, las cosas comienzan a tomar rumbo nuevamente…

En la Parte 2 de esta entrada analizaremos el impacto que tuvo esta caída para los desarrolladores de aplicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *