Cyberday tecla

En Chile, así como en probablemente muchos países, una o dos veces al año se realizan eventos para “incentivar las compras online de los ciudadanos. Asemejándose al blackfriday gringo, y, más bien, dado nuestro ingente interés por la tecnología, al cybermonday, es que en este caso, en Chile se celebra el Cyberday, o days, debido a que generalmente son 3 o 4 días de “ofertones”.

Como era de esperar, este año acaba de terminar el 4to evento de esta categoría, donde se han sumado casi 100 tiendas online a tratar de capturar al curioso y ávido comprador, y, como era de esperar, muchas de estas tiendas se tomaron a la ligera la carga de posibles clientes, tanto a nivel técnico como comercial.

Es así como en un intento de ayudar a nuestros colegas del área TI, es que detallare algunas sugerencias a considerar para el siguiente evento de estas características.

Crear un subdominio para el cyberday

Ocurre que desde el génesis de los servidores HTTP y servidores DNS, existe el dominio principal (www.misitio.com) y sobre ese dominio, creando reglas simples, podemos acceder al mismo sitio por ejemplo omitiendo el www (una regla que muchos sitios no hacen, claramente). Sumado a esto, también podemos crear subdominios, que comúnmente son prefijos al dominio principal (misubdominio.misitio.com). Estos subdominios pueden direccionar a una parte diferente, pero siempre estando dentro de nuestro -valga la redundancia- dominio. Vamos, que configurar las reglas CNAME en el servidor DNS y un virtualhost en Apache no es tan dificil.

La cosa por supuesto va más allá; tener un subdominio permite que el cliente, cada vez más ávido para no caer en tretas como phishing, hoaxes o fraudes, verifica que la URL sea efectivamente parte del dominio de la tienda a la que visita; entonces, lo lógico es que el cliente espere estar navegando sobre “cyberday.mitienda.cl” y no sobre “ofertascyberdemitienda.cl“.

Ojo ahí. El mercado, la gente entusiasta y aquellos más desligados de la tecnología son reacios a meter su número de tarjeta o hacer un clic en algo no tangible. Una traba tan absurda y evitable debe ser, lógicamente, evitada. Igualito que como dicen los bancos, el negocio esta en “entregar confianza“.

De más esta agregar la validación con un certificado SSL proveído por una tradicional y de alta alcurnia casa de certificados SSL como Norton o Verisign. El candadito de Internet Explorer, la barra verde Chrome y Firefox, etc. le dirán al usuario “sí, no lo estafaremos”.

Ofrecer sitio en versión para smartphones

responsivo

De seguro han escuchado o leído que en Chile hay más celulares que personas. Pues bien, entonces, ¿de que manera se explica que su sistema de comercio electrónico (E-Commerce para los más puristas) no cuente con una versión adaptada a celulares, dígase “responsiva“?

Un sitio responsivo es aquel que, como su adjetivo españolizado indica, “responde” a diferentes tamaños de pantalla, ajustando el contenido, ya sea moviendolo, ocultandolo, eliminandolo o estirandolo/achicandolo.

No es lo mismo tener un sitio responsivo que tener una versión “alternativa” diseñada para móviles. No. Los problemas de esta situación (comúnmente alojados en los subdominios m.misitio.com o la variación por parámetros GET de misitio.com?mobile=si) es que son fuentes distintas de datos. No es la misma información; generalmente, se omiten secciones completas; o al actualizar información en el sitio “desktop” la actualización no llega necesariamente a su versión mobile.

Es cierto, hay secciones que no pueden ser responsivas pues salen del control de la tienda en si, por ejemplo, al iniciar las pasarelas de pago de Webpay u otros; ya que meterlos en un iframe en algunos casos no esta permitido, o en otros te abren ventanas aledañas que en móviles no se pueden manejar igual que en desktop (shame on you sitios ligados a los bancos); pero también hay que caer en la realidad que los clientes, ni aquellos más confiados, están abiertos completamente a darle el “sí” a la transacción a través de su celular.

Es por esto que es importante que la navegación, la visualización de las ofertas, sea cómoda a través del móvil. Eso es finalmente lo que generará tráfico y permitirá que la distinguida clientela aprecie las ofertas disponibilizadas y compartirlas en redes sociales, contándole a los amigos, y como no, comprar por supuesto.

Eso sí, siendo pragmáticos, no existe un estándar ni definición formal para hacer sitios responsivos. El W3C no ha cortado el tema (ciertamente, aún no corta el CSS3 tampoco).

One more thing: esto debería ser el estándar de un e-commerce moderno; no es algo ligado necesariamente al cyberday en cuestión.




Taguear todo, literalmente

Saber qué hace o qué ve un cliente durante su estancia en nuestro sitio es primordial para poder vender. Imagínese usted yendo al mall más cercano, entrando a una tienda que huela bonito y ponerse a ver productos, supongamos, ropa. A poco de estar en dicha actividad, llegará la inevitable pregunta: “¿le ayudo?“. Es esa fracesita la que debemos buscar en el sistema de com… E-Commerce, abreviemoslo de una vez.

Taguear, o Analíticas -como le gusta decir a los administradores de contenido- es una herramienta poderosa. Ya sabemos cuanto vendemos en el cyberday, probablemente también cuantas visitas tenemos, incluso cuantas visitas por página de cada producto, pero, ¿tenemos maneras de ver cuanto tiempo un cliente vio un producto?, ¿en que parte de la página el cliente continuo la compra o decidió ir por otra cosa?, ¿cuantos usuarios por regiones, ciudades, comunas e incluso localidades vieron que producto más o que producto menos?

Suena fantástico, pero más fantástico es que esas cosas sí son posibles. Hoy. Gratis incluso, con por ejemplo, Google Analytics.

Pero ya teniendo esos datos, nuestro E-Commerce debe ser capaz de ofrecer dos cosas: productos relacionados al que estamos viendo (Ofertas sugeridas) y un botón de comprar bien grande, visible, junto al precio.

Las ofertas sugeridas son como esas góndolas al lado de las cajas del supermercado con dulces, pilas o revistas. No las queremos, no las necesitamos, pero igual salen al final en nuestra boleta de compras. ¿Por qué?, No sé; soy informático, no sociólogo, pero funciona.

Oferta Sugerida Amazon

Mostrar el botón comprar bien visible es como tener a la vendedora amigable al lado para decirle “lo llevo” y ella sin más corre a la caja. Esa es la idea: vender, ¿no?

Taguear permite un montón más de cosas por supuesto, saber quienes no completaron una compra para llamarlos amigablemente después (si pesquisamos sus datos), bajar ofertas inútiles, poner en vitrina las más vistas, etc.


En la siguiente oportunidad hablaré sobre controlar esas infames colas de espera, lo limitado de la infraestructura y algunas cosas más sobre seguridad.

Continuará…

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *